Xeerox – 1979-1981
Recuerdo espectral de un viejo decorado eléctrico

IMG_7216-diegobus1 IMG_7216-diegobus2

IMG_7272-diegobus

IMG_7273-diegobus

IMG_7275-diegobus

IMG_7278-diegobus

 

 

Nuestro segundo proyecto de una serie de ediciones de archivo, el cual recopila los archivos de cassette de Javier Hernando grabados en el local de ensayo de la banda durante sus dos años de existencia entre 1979 y 1981. Consideramos este material de interés vital para documentar una parte de la escena underground que aparecía en Barcelona durante finales de los años 70 y que coexistia con las entonces recién nacidas culturas punk e industrial que  grupos de jóvenes importaban ávida y rápidamente desde Inglaterra. Los sonidos en este disco, que capturan ese momento, son notablemente mutantes en cuanto a deconstrucción de géneros y uso de elementos como el collage de cinta o los sintetizadores de uso doméstico.

 

 

HUELLAS Y RECUERDOS DE FUTUROS ABANDONADOS por Javier Hernando

 

 

Suspendido en la memoria, el origen de XEEROX nos lleva a principios de 1979 cuando en la tienda de discos de Gay&Co de la calle Hospital donde entonces  yo trabajaba, conozco un día a un desbordante quinceañero Krishna Goineau, por entonces autoapodado Jerry Latex, el cual me pide si puedo pinchar algo de Roxy Music, elijo “Street Life” que es graciosamente parodiada por el y me promete que al día siguiente me traerá un disco que me entusiasmará; lo saca de la bolsa y descubro el Datapanik in the Year Zero de Pere Ubu cuya portada me impacta tanto como semanas antes la del Half Lip Moves de Chrome, que me trajo al mostrador el promotor de conciertos  Toni Serra. El sonido disturba al personal mientras nosotros comenzamos a sondear grupos favoritos comunes, fórmula que solía acabar en la formación de un grupo, como semanas después sería nuestro caso, aún sin tener ninguna experiencia pero contagiados con la devaluación de la destreza instrumental patente en las propuestas más agitadoras y rompedoras de la época, mi aceptación a este desafío fue inmediato y justo después el de Mario Almonacid, Magda Redondo y Pere Llorens.

 

 

Comienzan nuestras sesiones de ensayo que se caracterizaban por un continuum sonoro de improvisaciones sin consignas preconcebidas en su desarrollo y longitud, poses estáticas ante una música diabolicamente acelerada, disonante con altos niveles de volumen, que nos provocaba una atonía entre cuatro paredes de color azul eléctrico repletas de inscripciones terminales y eslogans de shock bajo una luz agónica. Entre la  puerta del local bunker y la de la calle teníamos que flanquear un patio repleto de restos de fuselaje de la más variada procedencia, siendo regentado todo por un esperpéntico y ubuesco matrimonio de obesísima presencia formado por un coreógrafo frustrado y su esposa epiléptica, algunos de cuyos ataques nos sorprendió en el local, tras algunas de sus muchas reprimendas.

 

 

Al poco tiempo de la incorporación a nuestras sesiones de Cheity, tuvimos la oferta de la promotora Gay&Co de telonear a Siouxsie and the Banshees en lo que entonces iba a ser su primera actuación en Barcelona. Esta responsabilidad y el hecho que se barajaba como escenario nada menos que el Teatre Romea nos hizo cuestionar por primera vez sobre las limitaciones de nuestro grupo y si nuestro puro divertimento era trasladable con público en directo. La posterior cancelación del concierto fue porque negarlo, sobre todo para mí, un alivio pero también un aviso de autovalorar el alcance real de nuestro trabajo.

 

XEEROX estuvo influido por la experiencia musical, ideológica y estética del punk, aunque no de manera estricta ni exclusiva. El rechazo de las guitarras melódicas convirtiéndose en generadores de ruido y el no trabajar en esquemas de canciones nos llevó a practicar una especie de punk y rock atonal. En plena edad impresionable recibimos las influencias de algunas escenas como la parisina con el grupo Metal Urbain o el periodista y escritor Yves Adrien, varias formaciones alemanas de los setenta como Neu, Kraftwerk o Faust y  grupos de avant garage como Pere Ubu o Chrome, más muchas formaciones californianas que descubríamos en el seminal fanzine Search&Destroy, sin olvidar Hawkwind y Crass cuyo concierto en el londinense Pied Bull nos dejó perplejos.

 

A finales de los setenta no había en Barcelona una escena punk destacable salvo Ultimo Resorte o Clinic Humanoids que empezaban a emerger; de la oleada anterior con grupos exageradamente glorificados tipo Banda Trapera nos mediaba un abismo. Nos sentíamos más identificados con grupos como Suck Electronic Enciclopedic, Macromassa y especialmente con la saga Psicópatas del Norte, Tendre Tembles, formaciones que alcanzaron unas altísimas cotas de creatividad, cuyo riesgo e ingenio  no fue heredado precisamente por las bandas de la posterior entrada década, sucumbiendo esta ciudad en un coma profundo, dejándonos claramente en una situación de outsiders. Parte de esa desilusión hizo que Krishna decidiera marcharse a Düsseldorf y luego Berlín donde formó Liaisons Dangereuses junto a Beate Bartel ex- Mania D más Chris Haas ex-DAF.

 

De Alemania nos vino otra propuesta truncada al final; Der Plan a través de su sello Ata Tak nos propuso participar en la recopilación What next humans? cambiada al final con el título de Fix Planet. La paralización temporal del grupo y mi erronea creencia de que solo aceptarían música electrónica nos llevó a declinar la oferta que brillantemente ocuparon Esplendor Geométrico. Poco después nos planteamos posibles soportes electrónicos a nuestro sonido, adquirimos una prehistórica preciosa caja de ritmos y Raul Guber que acababa de juntarse con nosotros tocando el bajo incorpora un sintetizador MS-10 con el que luego desarrollaría su proyecto en solitario Los Toreros del Este y los Mortíferos Torpedos de Disneylandia. Ya en nuestra última etapa se acerca a tocar ocasionalmente con nosotros Germán Lázaro y la última incursión sería la de Luis Lorenzo en una cierta deriva que bautizamos como En PreVisión D.

 

Después de más de treinta años, este disco es la caja negra de las esporádicas grabaciones de entonces, registradas muchas con un rudimentario cassette Philips de la época. En el se alternan las primeras sesiones en los locales de Vilapiscina y los posteriores en la calle Horta. He intentado preservar su sonido original, degradación magnética incluída, salvo algún tratamiento posterior en 1982 poco después de la disolución del grupo.

 

 

.
ANM006

LP de 12″
Edición de 300 copias.
Vinilo negro. Libreto con escritos, fotos y trabajo gráfico de Javier Hernando y Xeerox.
Grabado en Barcelona entre 1979-1981. Masterizado en Brooklyn por R. Mexico, 2013.

Untitled I

Untitled II

Untitled III

Untitled IV

Untitled V

Esta edición está AGOTADA